« Volver
17/07/2017 Clasificados Prensa Libre
Consejos que te ayudarán a sobrellevar el primer día de trabajo si estás empezarlo.

Cuando por fin concluyes el proceso de reclutamiento en una empresa, comienza el verdadero reto. Estás en un lugar donde todos se conocer, con un equipo que comparte una forma de trabajar. Es como si estuviera a punto de subir a un tren. Y cuando ese tren se ponga en marcha, tú también contribuirás a que todo siga funcionando. Pero antes de empezar el viaje, existe una serie de cuestiones que debes tomar en cuenta, que recomienda Paula Ruiz, Recruiter Area Manager.

El primer paso es mantener la puntualidad. Nunca subestimes la importancia de llegar a la hora en punto. Después, piensa en cuál es el vestuario adecuado para tu nuevo entorno. Con estos dos puntos, ya proporcionas información a quienes todavía no te conocen.

El siguiente paso consiste en mostrar, desde el primer momento, una actitud abierta hacia los que ya son tus compañeros. Piensa que formas parte de una empresa, con distintos equipos con los que tendrás que relacionarte directa o indirectamente. Ante esta perspectiva, ¿sabes cuál es tu mejor tarjeta de presentación? Una buena sonrisa. Recuerda: la primera impresión que das a los demás tiene un peso decisivo sobre la imagen que ellos tendrán de ti en el futuro.

También puedes añadir un elemento crucial, que no solo resulta útil en tu primer día de trabajo, sino en toda tu experiencia laboral. Se trata de la observación y la escucha activa. Presta atención a cada detalle, valora cualquier información y no tengas miedo a preguntar en el caso de que tengas alguna duda.

 

Para concluir, es importante que sepas que no todo se reduce a asimilar normas y a estar con los nervios a flor de piel. Ser un recién llegado tiene aspectos muy positivos: cuando empiezas de cero, tu objetividad funciona al cien por cien y dispones de una frescura que marcará la diferencia en tus primeros pasos.

Leer más...