« Volver
18/07/2017 Clasificados Prensa Libre
Existe una nueva tendencia en construcción de casas prefabricadas que ayudan a disminuir los índices de estrés de sus habitantes.

Las grandes ciudades saturadas de gente, asfalto, vidas apresuradas y un ambiente muy contaminado pueden ocasionar mucho estrés a sus ciudadanos. Por eso es necesario contar con un espacio donde descansar y desconectarse de la manera más drástica. Esta fue la necesidad que detectó la empresa danesa Vipp que ofrece la posibilidad de cargar las pilas rodeados de árboles, lagos y pequeños pájaros con sus nuevas casas prefabricadas, pensadas para ser situadas en medio de grandes espacios naturales.

La iniciativa hace referencia a pequeñas viviendas que sirven como “una estación de carga para la batería de los humanos”, de acuerdo con Kasper Egelund, CEO de la empresa. Las casas, de tan solo 55 metros cuadrados, están siento fabricadas en metal y su principal elemento, el cristal, permite estar en contacto directo con la naturaleza.

¿Qué tal el diseño? ¡Es muy sencillo! Consiste en una “caja rectangular” dividida en dos plantas, como muestran los creadores de esta casa, con ventanas que pueden abrirse situándote en contacto directo con los sonidos de la naturaleza.

Estas casas prefabricadas, pensadas para ser situadas en medio de la naturaleza, se asientan sobre dos grandes pilares. En la planta principal se encuentran las estancias principales, una cocina, un comedor, un baño y una sala de estar con chimenea. Todas ellas con un diseño simple y en escala acromática. Asimismo, el gris, negro y blanco se destacan sobre los muebles y paredes para darle protagonismo a lo que rodea a la casa.

Actualmente, las casas se construyen en el norte de Copenhague (Dinamarca), tardándose unos seis meses en hacerse y de tres a cinco días en instalar en medio de la naturaleza. Sin embargo, el modelo de construcción ya se está replicando en distintas regiones de Latinoamérica, logrando llevar a los habitantes a espacios en contacto con la naturaleza y desconectarse por un momento de la rutina y el estrés.