« Volver
06/04/2017 Prensa Libre
Las mascotas pueden convertirse en un estímulo especial para el desarrollo de la inteligencia en niños de 0 a 7 años.

Los niños comprendidos en edades entre los 0 y 7 años desarrollan diferentes maneras de inteligencia cuando conviven con sus mascotas, de acuerdo con Ferrán Abelló, CEO en Petclic, empresa experta en animales de compañía, según una nota publicada por ABC.es.

“Porque, dejando de lado la compañía que tanto un perro como un gato o un conejo, entre otros, hacen, las mascotas marcan una rutina, obligan a tener una responsabilidad con ellas y ayudan a los más pequeños a relacionarse cuando están pasando por un mal momento, les cuesta abrirse a los demás o cuando piensan que los mayores no los entienden”, explica el experto.

Según Abelló, estas situaciones hacen que la inteligencia emocional se desenvuelva en varias de sus formas. “En el momento en que un niño debe cuidar y alimentar a su mascota el sentimiento de compasión aparece en este vínculo, haciendo que el pequeño entienda la relación de dependencia que se produce entre su mascota y él, que posteriormente la asociará en su entorno social por el mecanismo de repetición, memoria y entendimiento”, continúa.

Datos recolectados por Pectclic señalan que, niños entre tres y seis años con mascotas empatizan más con otros seres humanos y animales que los que no tienen.

El CEO añade que “al mismo tiempo, un adecuado descanso, actividad física, la convivencia con familia y una buena alimentación con productos de calidad prolongan mucho más tiempo ese vínculo y la buena salud de cualquier animal”.

“El sentimiento de autorrealización también está presente cuando les mandan alguna tarea a realizar para su mascota, como darle una golosina, llenarle el bebedero o sacarlo a pasear. En este punto se siente realizado y se refuerza su autoestima”, concluye.

Control de estrés

Las mascotas también manejan un papel importante en el desarrollo cognitivo y en situaciones de estrés. “Cuando los niños juegan con sus animales, les hablan o incluso les leen, la capacidad verbal va en aumento ya que la mascota actúa como receptor ante órdenes, consejos o historia que los mismos niños inventan”, según la empresa.

Otro de los factores clave en el desarrollo de inteligencia de los menores es, finaliza Abelló, la comprensión del ciclo de la vida y, con ello, la muerte. “Entender este procedimiento es menos complicado para los más pequeños y más fácil de explicar para los padres. El modo en que se le explique al hijo este hecho condicionará la manera de comprenderlo en el futuro”.

Leer más... 

Redacción: Clasificados / Prensa Libre