« Volver
05/06/2017 Prensa Libre
Ir en el volante, manejando con sueño y cansancio, en medio del tránsito pesado no es la mejor combinación y aquí te decimos los peligros que corres al hacerlo.

Estar en medio del tránsito, a vuelta de rueda, es un tema común en la ciudad de Guatemala y algunas otras partes del país. En esos momentos el tiempo pasa lento, sobre todo en estos días de calor que, en ocasiones, dentro del carro, relaja en extremo a sus ocupantes, incluido el conductor, quien sin advertencia previa cae seducido por las circunstancias y por momentos experimenta lo que se conoce como microsueño.

Lo anterior, es solo un ejemplo, pero esta somnolencia puede registrar en diversas circunstancias y en cualquier momento y por eso ya muchas marcas automotrices están tomando cartas en el asunto, desarrollando sistemas para combatir el sueño del conductor.

Es común que lo recomendable para evitar el sueño al volante sea comer un dulce, beber algún refresco, mascar chicle o abrir la ventana para que entre aire fresco. No obstante, los especialistas recuerdan que estos remedios tienen una eficacia mínima.

El único remedio eficiente es detener el vehículo en un lugar seguro y dormir. Algo difícil en la ciudad de Guatemala, aunque lo cierto es que, si se tiene sueño, lo lógico es dormir. Unos 20 minutos suelen ser suficientes. Si la somnolencia es ligera, un pequeño paseo a pie reactivará la circulación sanguínea y ejercitará tus músculos.

Datos sobre la somnolencia

La somnolencia produce una reducción drástica en la atención del conductor. Un estudio de la Administración Nacional de Seguridad en el Tráfico de Estados Unidos (NHTSA, por sus siglas en inglés) estima que las posibilidades de accidente se multiplican por seis tras una larga jornada de trabajo. El resultado sería más de mil 500 muertes al año.

Leer más...

Redacción: Clasificados / Prensa Libre